lunes, 22 de julio de 2013

De bodas y pésames

Ya llegó el verano, y con él las caravanas de coches tocando las bocinas: están celebrando una boda. Según el código de Lekë Dukagjini, los hombres del novio tienen que disparar un tiro de rifle en la casa de la novia, al comenzar la procesión; tal vez por ello ahora tocan las bocinas.


En cada sitio se celebra la vida y la muerte de distinto modo. En Japón el color de luto es el blanco, y aquí en los Balcanes es el de las bodas. Los trajes son parecidos a los de España, pero las novias quizás tienen ese toque de Europa del Este de maquillajes excesivos. En las bodas no parece influir la religión musulmana, aunque en las de novios musulmanes más activos las novias van más tapada; fijaos en el cuello de la novia, en la siguiente foto.

Novia en Estambul.

He estado en dos bodas católicas. Como en Pristina solo hay una misa diaria y dos los domingos, es relativamente fácil encontrarse con una boda. Los trajes son similares a los acostumbrados en occidente, pero algunas cosas me llamaron la atención:
  • El novio esperó a la novia delante del altar, pero la novia llegó antes de tiempo -nada de retrasarse como en España- y los dos sentaditos esperaron a que entrara el cura.
  • El novio no parecía nervioso. Ni esperando, ni durante la Misa. Reconozco que me encanta cuando los novios se dicen "Yo, fulanito, te quiero a ti , fulanita, como esposa, y me entrego a ti, y prometo serte fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad...". Y no porque sea un romántico, que en el fondo lo soy, sino porque es bastante habitual confundirse. Un ejemplo: mi amigo José y yo nos reimos una barbaridad cuando otro amigo, José Luis, 1'90 de altura declaró con voz nerviosa el día de su boda "Yo, Angela, te quiero a ti...". Mejor fue cuando el día de la boda de José, este declaró a su esposa "Yo, María, te quiero a ti...". Cosas de los nervios.
  • No he logrado ver el beso entre los novios durante la ceremonia. ¡Solo besaron al cura!. Pero que sin sangre; está claro que no son latinos, pero un casto besito el día de tu boda tampoco pasa nada...
Los velatorios son otra historia. Una vez fui a dar el pésame a una familia albanesa musulmana.

Se sabe que en una casa ha habido un muerto porque en la entrada colocan una silla con un tiesto encima o un ramo de flores.

El pésame se hace por separado, hombres con hombres y mujeres con mujeres, en lugares separados. Yo conocía solo a la mujer, cuyo marido había muerto. Pero siguiendo la tradición, no entré en el de las mujeres sino en el de los hombres -que dicho de paso no conocía de nada-. En el cuarto de pésame, los presentes se hallaban sentados junto a las paredes, sentados en sillas. Esto sigue las costumbres musulmanas, y si no mirad este enlace sobre una polémica en Irán sobre el comportamiento de Ahmadineyad en el funeral de Chavez.

Los hermanos del difunto junto a la entrada a la derecha, y el resto al fondo y a la izquierda. Cuando entré en el cuarto todos se levantaron al unísono, y llegué hasta el fondo haciendo un saludo militar -mano derecha a la frente a modo de visera lateral- tal y como me había dicho mi acompañante con antelación. Ellos respondían llevándose la palma de la mano derecha al corazón.

Una vez hechas las presentaciones, el ambiente se relajó y empezaron a contar historias en albanés, que como no lo conozco no puedo decir de que iban, aunque de vez en cuando echaban algunas risas.

Lo dicho, parecido pero no igual.

2 comentarios:

  1. Los velatorios son parecidos a los de mi pueblo hace unos años, cuando se hacían en las casas, excepto lo del saludo militar. Tampoco tengo clara la estructura, pero sí había alguna distinción de disposición entre los varones y las mujeres y también con los vecinos. Qué interesante la diversidad cultural.

    ResponderEliminar
  2. This is Good Post.mibodaenlas vegas must set in place one reminder on your awesome article for future readings. I’m wondering if there could be any updates soon? Thank you for the interesting blog on the area Bodas en español

    ResponderEliminar